LOADING

Type to search

Afganistán, una antigua tierra de lucha

HISTORIA

Afganistán, una antigua tierra de lucha

Share
Afganistanul, un tărâm măcinat din antichitate de lupte

Afganistán, una antigua tierra de lucha
Las tierras afganas siempre han sido una piedra de toque para los grandes imperios de la época. Desde los persas, los macedonios y los kushanos hasta los británicos, los soviéticos y los estadounidenses, todos se encontraron con la resistencia afgana, que aplastó como un mezclador de piedras a las tropas extranjeras que pusieron un pie en este país. La posición geográfica del país ha atraído como un imán a las grandes potencias a lo largo de la historia.
De Darius a Genghis Khan

Debido a su ubicación, el territorio actual de Afganistán ha sido codiciado y ocupado a lo largo de la historia por algunos de los imperios más grandes. Entre los que ocuparon la región se encontraban los persas, encabezados por Darío el Grande (522-486 a. C.). Luego, Alejandro Magno ocupó este territorio en el 329 a. C. Hora.). Posteriormente, la provincia es ocupada por la monarquía Kusana (siglo I a.C.-siglo V d.C.). No pasó mucho tiempo antes de que los árabes tomaran el control de Afganistán e impusieran el Islam en el territorio. En los siglos XII y XIII, el país fue destruido por la invasión mongola (1222) liderada por Genghis Khan, luego por Tamerlán, y el territorio se dividió entre Irán y el Imperio mongol. No fue hasta 1747 que los pastores afganos establecieron un estado al frente del cual nombraron formalmente a un rey.

En el siglo XIX, el Imperio Británico intentó conquistar Afganistán, comenzando en India. Entre 1839 y 1842, los británicos no consiguieron someter a las tribus afganas. Un segundo intento de la Corona británica (1878-1880) de someter Afganistán fue un éxito. Finalmente, en 1919, Gran Bretaña se retiró de Afganistán forzada por la insurgencia de las tribus provinciales. En 1919, la monarquía afgana fue reconocida como independiente.

Tras el final de la guerra con los británicos, los únicos conflictos que conocía el pueblo afgano eran los internos. Un rey destronó a otro, cambiar de gobernante era un hábito. Con la excepción de Zahir Shah (1933-1973), ninguno de los reyes trajo cambios significativos a los afganos. El rey Zahir logró poner fin a los conflictos interétnicos, promulgar una constitución que otorgó derechos políticos a las mujeres afganas por primera vez y estableció una legislatura.

Intervención de la URSS

Los problemas actuales de Afganistán comenzaron hace casi 40 años. En 1973, el primo del rey, Daoud, dio un golpe de estado, proclamó a Afganistán una república y lo nombró presidente. En el breve período de tiempo de Daoud en el país, Afganistán se ha beneficiado de las exportaciones de petróleo y gas. El 27 de abril de 1978, Daoud fue derrocado y asesinado por comunistas (la revolución Sawr) agrupados en torno al Partido Democrático Popular Afgano (PDPA). Sin embargo, los conflictos internos llevaron a la fractura del partido. Los líderes de una facción, Parcham, fueron expulsados, mientras que la otra facción, Khalq (las masas), encabezada por Noor Mohammed Taraki, tomó el poder. Taraki comenzó a secularizar el país atacando al Islam. Sus reformas radicales han provocado disturbios locales y levantamientos armados, con tropas gubernamentales derrotando a los grupos de resistencia en varias ocasiones.

Las dos superpotencias militares, la URSS y los Estados Unidos, también estuvieron involucradas en toda esta guerra civil, la primera apoyando al poder y la segunda a la oposición, los muyahidines. A medida que la lucha interna afgana se intensificó, la Unión Soviética se sintió obligada a ayudar al régimen comunista amenazado e invadió el país el 27 de diciembre de 1979. El líder soviético Leonid Brezhnev creía que las tropas podrían retirarse después de unos seis meses. Los soviéticos eliminaron a todo el liderazgo afgano e instalaron a Babrak Kamal como líder de la facción Parcham, que anuló las impopulares medidas de Taraki, declarando lealtad al Islam. Pero la presencia de tropas extranjeras en territorio afgano ya había provocado un levantamiento nacional. El ejército soviético respondió destruyendo cultivos y ganado para cortar el suministro del movimiento de resistencia.

Reacción de EE. UU.

Estados Unidos, como en el caso de Vietnam, temía la expansión del comunismo en el mundo. Los primeros pasos dados por la administración de Jimmy Carter fueron pacíficos, un boicot a los Juegos Olímpicos de Moscú, la cancelación de los acuerdos comerciales con Brezhnev. En 1980, Estados Unidos decidió intervenir en el teatro de operaciones. Los estadounidenses participaron en la guerra a través de la resistencia afgana. Zbigniev Brzezinski, el asesor de seguridad nacional, fue enviado a negociar con Pakistán para entregar armas a la oposición afgana. Así comenzó la cooperación entre los muyahidines (“Soldados de Dios”) y los estadounidenses. La CIA estaba enviando armas a los servicios secretos paquistaníes que suministraban a los muyahidines. El campo de quienes apoyaban a los muyahidines se expandió e incluyó a Gran Bretaña, Arabia Saudita y Egipto. Durante la década de 1980, aumentó la participación de las dos superpotencias. Estados Unidos ha suministrado miles de toneladas de armas a los muhajids. La URSS enviada a Afganistán

Tags:

You Might also Like

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *