LOADING

Type to search

Hallan un gran perro cazador que pudo convivir con homínidos en Europa hace ya 1,7 millones de años

CIENCIA

Hallan un gran perro cazador que pudo convivir con homínidos en Europa hace ya 1,7 millones de años

Share
Hallan un gran perro cazador que pudo convivir con homínidos en Europa hace ya 1,7 millones de años
  • TERESA GUERRERO

    Madrid

Actualizado

Se trata del perro cazador más antiguo descubierto cerca del continente europeo. Era un adulto joven y pesaba unos 30 kg.

Fragmentos fosilizados del perro de Dmanisi
Fragmentos fosilizados del perro de DmanisiS. Bartolini-Lucenti.

Los restos de un gran perro cazador prehistórico hallados en Dmanisi, Georgia, podrían ser la prueba más antigua de la llegada de estos cánidos a nuestro continente. Según creen los paleontólogos que han analizado los fósiles, datados hace entre 1,77 1,76 millones de años, estos perros cazadores habrían convivido junto a los homínidos que vivían en la misma zona en la que se han encontrado.

Los detalles del descubrimiento se publican esta semana en la revista Scientific Reports.

Los científicos encontraron varias estructuras dentales fosilizadas que sugieren que el perro de Dmanisi pertenecía a la especie Xenocyon) lycaonoides, el perro de caza euroasiático, que se originó en el Este de Asia y podría ser el ancestro de los perros de caza africano actuales.

Se trata del perro de caza más antiguo que se encuentra más cerca de Europa (Georgia está prácticamente en la frontera entre Europa y Asia). Se sabe que durante el periodo Calabriense del Pleistoceno y a lo largo de un millón de años (desde hace 1,8 millones de años hasta 0, 8 millones de años) una gran cantidad de perros cazadores procedentes de Asia llegaron a Europa y África, siguiendo probablemente que emprendieron nuestros ancestros pero al revés. El registro fósil muestra, de hecho, que este animal fue una de las especies carnívoras que más se expandieron por el mundo.

Arriba, recreación de una escena basada en un hallazgo paleontológicos: un grupo de 'Homo erectus' en el que uno de los individuos ha perdido todos sus dientes y necesita ayuda del grupo para sobrevivir; abajo, dos perros eurásicos cazando una cabra de la especie 'Hemitragus albus'
Arriba, recreación de una escena basada en un hallazgo paleontológicos: un grupo de ‘Homo erectus’ en el que uno de los individuos ha perdido todos sus dientes y necesita ayuda del grupo para sobrevivir; abajo, dos perros eurásicos cazando una cabra de la especie ‘Hemitragus albus’Mauricio Antón

El equipo, liderado por Saverio Bartolini-Lucenti, de la Universidad de Florencia, no detectó un desgaste significativo en los dientes del animal, lo que sugiere que cuando murió, el perro era un adulto joven pero grande, estimando su peso en alrededor de 30 kilogramos.

Las características dentales del perro también coinciden con otras especies similares a los perros salvajes (cánidos) de la misma época, cuya dieta era mayormente carnívora (la carne representaba más del 70% de la misma). Así, sus premolares eran más estrechos y cortos que los de los omnívoros mientras que su mula carnicera era grande y afilada.

Evolución humana

Dmanisi, situada en el Cáucaso a las puertas de Europa y cerca del cruce entre África y Eurasia, es un sitio clave para explicar la dispersión de grandes especies de animales. En Dmanisi se encontraron también anteriormente restos de homínidos que son la prueba directa más temprana de la salida de África, hace 1,8 millones de años. Esos restos, con una antigüedad de entre 1,8 y 1,6 millones de años, pertenecerían a una especie que se consideró intermedia entre el Homo habilis y el Homo erectus y que ha sido denominada Homo georgicus, aunque hay paleontólogos que discrepan y no creen que los homínidos que vivían en esa zona de la actual Georgia puedan considerarse una especie diferenciada.

El hallazgo ahora de este perro cazador de una especie considerada sociable, argumentan los autores del estudio, sugiere que los cánidos cazadores vivían probablemente junto a esos homínidos.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *